En el lenguaje actual y futuro podemos vernos enfrentado a la expresión GIAPA, que no es una derivación de la palabra original mapuche, sino que son las siglas que el gobierno del Presidente Piñera ha ideado para describir a las nuevas sociedades anónimas que lucrarán con los fondos del 4% patronal que el ente estatal propuesto estará obligado a   entregarles para su administración.
Los lectores podrán ver en la foto que incluyo, tomada de las indicaciones del gobierno presentadas a la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados,  la descripción que el gobierno hace de estas empresas, y , de paso podrán comprobar cuan equivocadas son las declaraciones de algunos diputados que sostienen que han logrado un cambio en el paradigma doctrinario económico en que se fundamenta las industria de las AFP. No se puede negar, las AFP seguirán recibiendo más de 600 millones de dólares mensuales y, recibirán estos fondos adicionales   mientras no se cree el mentado ente. Sin olvidar que también los manejarán cuando el trabajador jubile.
El regalo a los dueños de las AFP y de las nuevas empresas que lucren con los fondos para la previsión, asciende a unos 300 millones de dólares mensuales.

Pensar en las AFP y las pensiones que pagan es transportarse a un lugar que la palabra mapuche Quillehue define como “: lugar de las lágrimas”, sí, de dolor para diez millones de víctimas.

/Escrito por Ricardo Hormazábal S. Abogado para Cambio 21