El fiscal Claudio Orellana, de la Fiscalía Regional Metropolitana Sur, confirmó que siete de los ocho carabineros que resultaron heridos tras la explosión de una bomba en Huechuraba ya fueron dados de alta.

Según consigna 24 Horas, Orellana detalló que el único uniformado que se mantiene internado en el Hospital de Carabineros, pero fuera de riesgo vital, es el mayor Manuel Guzmán Hernández.

Guzmán, quien fue el que manipuló directamente el artefacto explosivo, se encuentra con fracturas, bajo evaluación de otorrino y oftalmólogo, tras sufrir un trauma ocular de carácter grave.

Cabe recordar que los otros funcionarios que resultaron lesionados fueron: el Cabo 1ro José Luis Aguayo Montiel, la sargento 1ro Erika Bravo Aravena, el cabo 2do José González Parra, la cabo 2do Estefanía Contreras Parra, el suboficial Mayor Hugo Chamorro Pinto, la carabinera Valeria Alvarado Marín y la subteniente Camila Chaparro Salas.

Por otra parte, el fiscal Orellana entregó mayores detalles de la bomba que explotó en Huechuraba y del artefacto que fue enviado a la oficina del ex ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter.

El persecutor precisó que “el método constructivo tiene alguna similitud, pero también alguna diferencia con otros anteriores a los que nos hemos enfrentado “. Por último, explicó que en ambos casos, los artefactos fueron fabricados con pólvora industrial.

/gap