Pese a estar físicamente a más de 11 mil kilómetros de distancia, Michelle Bachelet, o al menos su figura, sigue impactando la política local. Esta semana dio prueba de ello. Bastó una entrevista del periodista Jorge Arellano al alcalde de Recoleta, Daniel Jadue , en el que éste último aseguró que es “inaceptable que el informe Bachelet no diga nada de los intentos de golpe que ella apoyó (en Venezeula)” , para que se desatara una ola de reacciones dentro de sus propios correligionarios que dejaron en evidencia las grietas de un Partido Comunista conocido históricamente por su caracter monolítico. Tanto así que el propio Jadue, dos días después de publicada la entrevista, salió a disculparse con la propia Bachelet. “Mi intención nunca fue atacarla a ella”, escribió en twitter.

Antes de ese gesto de “arrepentimiento” del alcalde de Recoleta, el ex canciller y presidente del PPD Heraldo Muñoz publicó una carta en La Tercera donde no solo desmiente algunos de los dichos de Jadue, sino que, además, acusa al alcalde de condenar “solo algunos golpes” y cuestiona su apoyo al regimen venezolano. “No cabe duda que el alcalde Jadue y su partido se han alineado detrás de Nicolás Maduro, en tanto muchos, como es mi caso, estamos con Bachelet”, escribe el ex canciller.

Y desde una vereda distinta, el abogado Cristián Valenzuela, también apunta sus dardos, siempre polémicos, contra el alcalde y su partido, aunque en este caso, después de conocerse las disculpas de Jadue. “Chile tiene un nuevo campeón de voltereta olímpica”, escribió en una columna titulada Gladys, sacúdete en tu cripta, cuya tesis va más allá de los dichos de Jadue. “Es evidente que la inexistencia de liderazgos en la izquierda nos está llevando a la inevitabilidad del regreso de la ex Presidenta”, sostiene.

 

Pero más allá de ello, el tema abrió el debate sobre qué significa ser comunista hoy. ¿Hay un quiebre generacional? ¿Se está agrietando el PC? Vale la pena revisar la nota de Sebastián Minay en La Tercera PM donde representantes de tres generaciones del PC responden a la pregunta ¿Qué es ser comunista? Y sobre ello habla también en la edición de La Tercera de hoy la diputada Camila Vallejo en una entrevista de la periodista Catalina Aninat: “(La situación) no tiene que ver con una disputa (generacional), sino cómo este partido logra mejores síntesis de diálogos intergeneracionales”.

 

Una polémica, la del PC, que se da justo mientras en el otro extremo del espectro opositor la DC, PR, PS y PPD acercan posiciones con el gobierno por la reforma previsional, reviviendo el embrión de la vieja Concertación. ¿Es una señal de cambio más profundo o solo circunstancial? ¿Qué efectos se pueden esperar a futuro? ¿Podemos esperar un “renacimiento” de ese bloque? Algunos como Max Colodro creen que lo sucedido “develó un cambio no menor en el escenario opositor” . Y otros, como Carlos Correa creen que “es el primer hito que le entrega sentido a la frase Chile en Marcha que ocupa el gobierno como relato” .

 

Y para cerrar la semana, Carlos Ominami, apunta no a las señales de reagrupamiento que dio la vieja Concertación sino al mal momento general que atraviesa la oposición. “El peor desde el inicio de la transición”, según él. Y uno de los culpables es claro: “La izquierda y sus divisiones tienen una responsabilidad principal en este estado de cosas”, escribe. Pero hay para Ominami, un problema aún más de fondo: “la pérdida del sentido común”. Habrá que ver -aunque esto no lo plantea el ex senador- si lo sucedido en los últimos días en torno a la reforma previsional, es señal de que lo están recuperando.

/gap