El actor Óscar Hernández, quien fue concejal por Estación Central por el Partido Comunista, asegura haber renunciado a la colectividad por las “movidas de plata que hubo”. También sostiene haber visto desvíos de plata a Universidad Arcis, entre otras.

El actor detalló las razones de su salida del Partido Comunista por presenciar actos de corrupción. “Yo renuncié porque tengo un defecto, en Chile es un defecto, soy una persona que no negocia, una persona que no se deja corromper y yo tengo ese defecto, soy incorruptible”, comentó.

Hernández confesó que “tuve una muy mala experiencia siendo concejal en Estación Central, en que la relación de la dirección del partido —con nombre y apellido, Guillermo Teillier (PC) y el señor que estaba de candidato a alcalde Hugo Gutiérrez (PC)— tenían una relación nefasta con el ex alcalde Hasbún (UDI) y el señor Rodrigo Delgado (UDI)“.

FOTO: PABLO OVALLE ISASMENDI/AGENCIAUNO

En entrevista con Cooperativa contó que: “Yo vi y fui testigo de movidas de plata muy, muy feas. Se hicieron cosas muy brutales: Platas para Arcis que se sacaron, platas que se sacaron por debajo —de una decisión del Concejo— hacia Cuba, y yo esas cosas las denuncié“.

Respecto a lo anterior, agregó que “la única manera de que se pudiera mantener Delgado (UDI) era apoyar a Hugo Gutiérrez (PC) y entregarle todos los apoyos que fueran necesarios para dividir la izquierda y la Concertación y poder entrar, y por eso salió Rodrigo Delgado. Sino no habría salido“.

LUMINARIAS EN LA FLORIDA, DE ESTACIÓN CENTRAL

Otra de las denuncias que hizo el ex concejal PC, fue cuando el entonces alcalde Gustavo Hasbún (UDI) -hoy parlamentario- postularía a diputado por La Florida, colocó luminarias en un barrio modesto de esa comuna, con fondos de Estación Central, con la complicidad del Partido Comunista.

“Pongo un ejemplo, las luminarias. Llegó gente de La Florida diciéndome que Hasbún estaba instalando luminarias en una de las poblaciones pobres de La Florida cuando fue de candidato y esas luminarias se sacaron de Estación Central, que se habían renovado y que estaban en bodega, y que desaparecieron“, detalló.

Hernández recordó que “yo las dije. Lo de Hasbún lo mandé a decir al que estaba conmigo trabajando como secretario y la respuesta fue ‘mira, hablamos con Hasbún, él dijo que sí había hecho pero que nunca más lo iba a hacer’ y yo dije, literalmente, yo tengo cara de tonto pero hueón no soy“.

Entonces ese tipo de cosas me resultan absolutamente espurias, insoportables, porque no es un problema de un partido en particular. Hoy eso está metido en todas las organizaciones políticas, es una cuestión extraordinariamente grave lo que pasa en el país”, concluyó.

/gap