Un hombre el cual han reservado su nombre, en lugar de tirar sus libros, donarlos a una escuela o usarlos en una parrillada, decidió quemarlos. Pero… acabó generando un incendio en Florida que hasta este ayer había dañado 27 estructuras, entre ellas ocho viviendas.

Por el momento el fuego “destruyó dos casas, dañó otras seis  y destruyó 19 construcciones” como establos, graneros y otro tipo de anexos, informó el servicio forestal de Florida (FFS).

El incendio está quemando unas 280 hectáreas (696 acres) en el condado de Nassau, en el norte de Florida, y para la mañana de hoy estaba contenido en un 65%.

El fuego se propagó el miércoles por la tarde “por alguien que estaba quemando libros de bolsillo en el condado de Nassau”, añadió el FFS en su cuenta en Twitter. “Quemar basura hogareña es ilegal en Florida”.