Con una presentación llamada “El tiempo es ahora”, el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, defendió el proyecto del Gobierno que busca mejorar el actual sistema previsional en Chile y recalcó que “no se puede hablar de una reforma de pensiones sin linkearla al fortalecimiento del mercado laboral formal”.

“Aquí no hay margen: no hay buenas pensiones sin buenos empleos”, subrayó el ministro durante su exposición en un seminario organizado por la Universidad Católica y agregó: “Entonces cuando se intenta desvincular eso, tenemos que estar muy atentos, porque eso es populismo. No existe un país que pague buenas pensiones que ofrezca malos empleos”.

En ese sentido, recalcó la importancia de llevar una agenda conjunta en ambas áreas e hizo mención al proyecto de modernización laboral del Ejecutivo, además de mencionar los cambios que ha tenido el mercado laboral con la llegada de los migrantes y las diversas iniciativas que el Gobierno está impulsando para promover su regularización.

Así, y considerando los cambios que ha vivido la población chilena entre 1981 y el presente, Monckeberg sostuvo: “Todo esto nos lleva a ser muy claros respecto de qué no queremos para Chile o en qué no tenemos que perder el tiempo”.

“No a las propuestas imposibles, porque de tiempo en tiempo surgen en el Congreso ciertas propuestas que pareciera que son definitivamente producto de la ignorancia o del desconocimiento”, enfatizó el secretario de Estado.

En ese sentido, el ministro dijo que “de nada sirve para un Gobierno hacer una reforma de pensiones pensando en lo inmediato” y que “es muy fácil para un Gobierno ganar dividendos políticos recurriendo a los sistemas de reparto. Créanme que es tentador, los sistemas de reparto son claramente una buena alternativa para financiar las pensiones hoy, pero es la peor alternativa si yo quiero financiar las pensiones mañana con un sistema sustentable”.

Más allá del reparto, comentó que “una organización planteaba el otro día que la pensión mínima fuera el sueldo mínimo (…) pero para que eso sea sustentable yo tendría que subir la cotización individual a un 37%, ¿por qué no se dice eso?”, criticó Monckeberg y advirtió que “esas propuestas son tentadoras, e insisto en que son tentadoras porque la demagogia y el populismo se meten por rendijas sin que nadie se dé cuenta”.

El proyecto de las 40 horas

Y haciendo alusión también a la “demagogia y al populismo”, el ministro indicó respecto al proyecto que busca rebajar la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales que “cuando el proyecto del Partido Comunista lo que hace es rebajar la jornada bruscamente sin establecer ninguna medida de flexibilidad, tarde o temprano le va a terminar afectado en la remuneración a los actuales trabajadora”.

Así, el titular de la cartera hizo hincapié en que cualquier discusión en torno a la jornada de trabajo, “debe ir de la mano de una mayor flexibilidad laboral” para proteger la calidad de vida del trabajador y proteger su remuneración. En ese sentido, defendió el proyecto del Ejecutivo -que actualmente se encuentra en el Senado- y recalcó que la iniciativa considera una reducción en la jornada a unas 41 horas semanales, “pero con mayor optimización del tiempo, mayor productividad”.

“¿Por qué el Partido Comunista se opone a la posibilidad de trabajar a distancia o el teletrabajo? Nosotros creemos que Chile sí puede analizar seriamente una reducción de jornada, pero de la mano de mejoras en la productividad y de adaptabilidad y flexibilidad, porque es eso lo que protege las remuneraciones”, dijo Monckeberg tras su exposición.

Adicionalmente, insistió en que el proyecto de la diputada Vallejo “es evidentemente un proyecto inadmisible” y “yo creo que hay una amplia mayoría en el Congreso que lo que busca es, al final, mejorar la calidad de vida de los trabajadores y el proyecto que está en el Senado es mucho más eficaz”.

“Aquellos que sostienen que el Consejo Público es un sistema de reparto, definitivamente no han entendido nada, no han leído el proyecto. Porque si hay algo que este proyecto defiende es que los dineros que ahorran los trabajadores son de ellos”} Respecto a la tramitación de la iniciativa del Gobierno, el ministro dijo que tan pronto como el Senado despache el proyecto de Sala Cuna Universal, comenzará a votar el de adaptabilidad laboral.

Consultado por luna posible interpelación en su contra debido a las cifras de desempleo, el ministro dijo que “eso es una facultad que tiene la Cámara de Diputados y la pueden ejercer en la forma y el tiempo que estimen convenientes”.

/psg @Radio_Santiago