En una llave digna de una final de Copa Libertadores, River Plate venció en los penales a Cruzeiro por 4-2 tras empatar por 0-0 en ambos encuentros de los octavos de final. El portero Franco Armani fue la gran figura de la definición tras atajar dos lanzamientos.

En Belo Horizonte ambos equipos estuvieron más sueltos y se crearon múltiples chances para marcar, sobre todo en el primer tiempo donde se vio a dos equipos que se movieron. con gran intensidad a la hora de defender y atacar.

Así, el árbitro chileno Roberto Tobar pitó el final del encuentro y el paso a los penales.

En dicha instancia, el arquero de la selección argentina le contuvo los remates a Henrique y David (marcaron Fred y Robinho), dejando la tarea a sus compañeros que estuvieron finos y anotaron todos los disparos (Nicolás de la Cruz, Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Quarta y Rafael Santos Borré).

Ahora, River espera rival de la serie que afrontan San Lorenzo y Cerro Porteño, la que comenzó con un empate sin goles en la ida jugada en Buenos Aires, mañana se define en Asunción.

Por Ignacio Soto Bascuñán