Más de 24 horas han pasado desde que se instruyó a Carabineros la detención del dueño de Línea Azul, la empresa a la que pertenece el bus que a principios de esta semana volcó a la altura de San Francisco de Mostazal, causando el fallecimiento de seis personas y heridas de distinta gravedad a más de 40 pasajeros.

La orden se despachó junto a la del jefe de taller, quien fue aprehendido y formalizado esta tarde por homicidio y lesiones con dolo eventual, decretándose su prisión preventiva.

“Hemos logrado establecer, no simplemente un actuar negligente, sino que hemos formalizado al jefe de taller de esta empresa como una actitud dolosa. Título técnicamente que se llama dolo eventual de homicidio. Es decir, ellos fueron absolutamente negligentes, luego desplegaron acciones para intentar encubrir este actuar y como consecuencia de aquello era absolutamente previsible el resultado”, explicó tras la audiencia el fiscal regional (s) de O’Higgins, Javier Von Bischoffshausen.

Y en base al hombre que aún no es atrapado, agregó: “Lo concreto es que no ha sido habido por personal de Carabineros ni en el taller, ni en su domicilio”.

Según consta en la investigación, el bus circulaba, al momento del accidente, con una patente que correspondía realmente a una máquina que estaba dada de baja en el taller de la empresa en Chillán.

Con esa información, y tras revisar con la patente correcta el historial del vehículo afectado, se constató que este no estaba habilitado para circular, ni menos transportar pasajeros.

Pero aquel no es el único caso, ya que se halló en Chillán un segundo bus con la patente cambiada, lo cual, a juicio del fiscal “nos permite establecer la conducta de funcionamiento”.

El accidente, precisó además Von Bischoffshausen, habría ocurrido producto de la falla en la barra de estabilización, la cual está relacionada “con el sistema que permite que los neumáticos estén siempre en el piso. Al fallar esto, tomar la curva, esto produce que los neumáticos puedan no estar a piso. Eso provoca la desestabilización”.

Reiteró así que la máquina accidentada contaba con problemas de mantención y recalcó la existencia de otras infracciones a la empresa en Los Ángeles y Concepción, lo que, a su juicio, da cuenta de la “conducta y forma de actuar de imputados”.

“Puedo ser categórico en que era cuestión de tiempo que ocurriera un accidente, con mayor o menor consecuencia”, concluyó.

Ya ayer, el ente persecutor imputó cargos por cuasidelitos de homicidio y lesiones graves al conductor de la máquina.

/psg @Radio_Santiago