Muchos expertos se enfocan en recomendar varios temas que los padres deben tocar con sus hijos, en su mayoría de edad primaria y preparatoria, aunque también es de suma importancia dirigirse a los universitarios, sostiene la doctora Laura Berman, educadora sexual.

De hecho, la conversación es seria, ya que incluye el sexo, lo que muchos padres no están preparando a sus hijos universitarios.

 “Tendemos a pensar que cuando nuestros hijos alcanzan los 18 o 19 años, nuestro trabajo está hecho cuando se trata de hablar de los llamados ‘pájaros y las abejas’”, dice Berman.

“Los adolescentes mayores saben de dónde vienen los bebés y para qué sirven los condones, pero eso no significa que la conversación haya terminado”, agrega.

De acuerdo a la experta, el tema número uno es el acoso sexual.

“Como lo demuestra el movimiento #MeToo, hay muchos hombres que abusan de su posición de poder para aprovecharse de las mujeres más jóvenes y vulnerables”, dice Berman.

“Los padres deben hablar con sus hijos, especialmente con sus hijas, sobre cómo los consejeros residentes, los asistentes de enseñanza, los profesores y los consejeros deben comportarse profesionalmente y que, si alguien los incomoda, escuchar sus instintos y hablar, sostiene.

Ya sea que se trate de un entrenador en el equipo de atletismo o un asesor de estudiantes, su hijo debe saber que no tiene que soportar ningún avance o presión no deseados, sin importar quién sea la persona.

 Consentimiento

“Este es el tema más básico y crucial que los padres deben discutir de manera continua con sus hijos, especialmente sus hijos”, dice enfatiza la experta.

“Dígales que necesitan buscar el consentimiento entusiasta, no solo la ausencia de un ‘no’.  Dígales que una persona bajo la influencia no puede consentir, y que convencer o presionar a una pareja para que realice actividades sexuales no es la forma correcta de obtener el consentimiento”. Hable con sus hijas sobre qué hacer si alguna vez se encuentran en una situación en la que se sienten inseguras”, agrega.

Sexting

“Los adolescentes mayores necesitan que se les recuerde que nunca es seguro enviar mensajes de texto y que cualquier imagen o video que compartan podría estar ‘viva’ para siempre”, dice Berman.

“Hable con sus hijos sobre cosas como” porno de venganza “y qué hacer si alguien usa sus imágenes sin su consentimiento. Hágales saber que esto nunca es su culpa y que siempre pueden acudir a usted en busca de ayuda”, recalca.

Pornografía

A medida que los adolescentes abandonen el nido, la pornografía los inundará, ya sea en la casa de la fraternidad o en su dormitorio. Es una realidad ineludible y que puede alterar para siempre su respuesta y expectativas sexuales, dice Berman.

“Necesitamos hablar con nuestros adolescentes sobre cómo la pornografía puede volverse adictiva y sobre cómo no siempre se crea éticamente. Especialmente necesitamos hablar con nuestros adolescentes sobre cómo la pornografía no es realista y no muestra el cuerpo promedio o la experiencia sexual promedio”, dice.

A medida que los comportamientos sexuales ásperos se vuelven más comunes (con investigaciones que muestran que la mayoría de las mujeres y las niñas han sido presionadas para atragantarse y otros comportamientos peligrosos en el dormitorio), realmente los padres deben asegurarse de hablar con los adolescentes sobre el consentimiento y el respeto por las mujeres y sus cuerpos.

Bebidas y drogas

“Hable con sus hijos acerca de cómo la fiesta y el sexo no se mezclan”, dice Berman.

“Una persona bajo la influencia no puede consentir a la actividad sexual, y las conexiones ebrias generalmente no son agradables o significativas de todos modos. Esto es especialmente cierto para las niñas que comparten la mayor parte del riesgo cuando se trata de embarazos no deseados y enfermedades transmitidas. Hable con sus hijas sobre cómo la cultura de la conexión no es tan enriquecedora como la cultura pop puede hacerles creer, y que no hay nada de malo en tomar las cosas con calma”, añade.

/gap