Este sábado Malcom debutó en el Zenit de San Petersburgo, club al que llegó tras una transferencia superior a los USD 49 millones, proveniente del Barcelona de España. El encuentro ante el Krasnodar correspondiente a la Premier League rusa finalizó 1 a 1 y el brasileño ingresó a los 71 minutos.

Lejos de recibirlo con aplausos, los ultras colgaron pancartas en contra de su llegada en una de las gradas: “Gracias líderes por creer en la tradición”, en referencia a los dirigentes del club por la contratación del extremo de 22 años. Además, otro de los carteles decía: “RIP selection 12”, apuntando a uno de los artículos del manifiesto escrito por los fans del club.

Según explicó la propia afición en un comunicado publicado al día siguiente, están en contra del fichaje de Malcom porque es negro. Según señalan, esta actitud no es racista, sino que responde a una tradición antigua de la institución.

No somos racistas, pero para nosotros la ausencia de jugadores negros es una importante tradición, que enfatiza la identidad del club y nada más”, explica el escrito. “Nosotros, como el club más nórdico de las principales ciudades europeas no tenemos ninguna conexión mental con África, así como tampoco con Sudamérica, Australia u Oceanía”

Malcom viene de vestir la camiseta del Barcelona (Reuters)
La publicación fue abalada por la dirigencia del club, que a pesar de no dar marcha atrás con el fichaje de Malcom, había acusado a los medios de comunicación que tildaron el hecho como “racista” de “malinterpretar” a los ultras.

“No tenemos absolutamente nada en contra de los habitantes de estos u otros continentes, pero al mismo tiempo queremos que los jugadores con espíritu cercano hablen por Zenit“, expresa el comunicado de los fans que cierra con un contundente “déjennos ser lo que somos”.

Tras este episodio, varios medios europeos señalan que Malcom podría abandonar el club en el próximo mercado de pases, aunque el futbolista aún no se refirió a lo sucedido.

Lo curioso es que en el club hay varios jugadores Sudamericanos, como los argentinos Sebastián Driussi, Emiliano Rigoni y Emanuel Mammana, el brasileño Douglas Santos,elecuatoriano Christian Noboa y el colombiano Wilmar Barrios. Por lo que Malcom no es el único.