El estadounidense Mitchie Brusco ya ocupa un lugar en los libros de la historia del skateboarding después de realizar una pirueta nunca antes vista en el deporte. El joven de 22 años es una de las promesas de la disciplina y así lo demostró en los X Games de Minneapolis.

El truco que realizó fue de tal magnitud que hasta la leyenda de las tablas, Tony Hawk, se hizo eco de lo que sucedió y lo felicitó a través de sus redes sociales. El “mejor patinador del mundo” (como es considerado) tenía una marca histórica desde 1999 en los X Games.

Un giro de 1260 grados aparecerá como el nuevo récord a batir para todos los skaters del mundo. El de Kirkland superó los 900° de Hawk.

Brusco comenzó su performance desde lo más alto de la pendiente. El joven se lanzó a toda velocidad y al llegar al otro extremo comenzó a dar vueltas junto a su tabla. 1260 grados, tres vueltas completas y media, fueron las que realizó antes de caer limpiamente sobre la pista.

A pesar de la espectacularidad de su salto, el estadounidense tuvo que conformarse con la medalla de plata, al quedar por debajo de Elliot Sloan, quien se hizo con el primer lugar al completar su performance con un indie 720 en el Gap y un tail 900 sobre el quarter pipe. La medalla de bronce fue para Rony Gomes.

Sin embargo, el segundo puesto quedará sólo en una anécdota después de haber logrado una marca nunca antes hecha en la historia. De ello se hizo eco Tony Hawk, que automáticamente lo felicitó a través de las redes sociales.

“Felicidades Mitchie por completar el primer 1260 de la historia. Me has dejado sin palabras”, aseguró el legendario patinador que sorprendió al mundo durante los X Games de 1999, año en el que realizó el primer 900 grados de la historia (dos vueltas y media en el aire).

Considerado una de las máximas promesas del deporte internacional, el estadounidense batió su propio récord, el cual había conseguido el año anterior al ser el primer deportista en alcanzar los 1080° llevándose su primera medalla en la categoría “Big Air”.

“Estoy tratando de mantenerme al día con toda esta locura en mi cabeza (…) Se necesita mucho trabajo para prepararse para estos concursos que luego terminan en un instante. Es difícil estar al día y las emociones me desbordan, pero creo que eso es lo que lo hace tan especial”, consideró Mitchie Brusco en su cuenta de Instagram junto a una foto con la presea.

“Estoy mur ogulloso de mis amigos, que me presionan y también me ponen bajo control”, agregó el skater, haciendo referencia a los dos rivales que completaron el podio junto a él. Finalmente, para despejar su cabeza, el joven de 22 años aseguró que ahora se va a “sentar y jugar en la PC hasta que me sangren los ojos”.