La posibilidad de que los restos del cuerpo del agricultor Helmuth Schroeder Axt haya estado oculto y congelado en un freezer, es lo que dio a conocer uno de los dos imputados por este crimen, en una audiencia realizada en el Juzgado de Garantía de Puerto Montt.

Fue Juan Carlos Garcés Miranda quien dio a conocer esta situación, lo que incluso también lo habría señalado en la reconstitución de escena realizada el 22 de diciembre de 2016, con la presencia de la doctora Vivian Bustos, perito forense del Labocar de Carabineros.

Juan Carlos permanece en prisión preventiva junto a su hermano Marcos Iván Garcés Miranda y el caso va a cumplir dos años, el 30 de mayo.Primero (junio de 2015) se encontraron las extremidades y parte superior del cuerpo; ello, tras quedar al descubierto la desaparición del agricultor y posterior homicidio.Posteriormente, el 22 de febrero de 2016, se encontraron las piernas de Helmuth Schroeder flotando en el río Chamiza.

La conservación de las extremidades estaban en buen estado, lo que despertó las sospechas de los familiares.

Tras la última audiencia, realizada el 29 de marzo en el Juzgado de Garantía de Puerto Montt, la jueza Marcela Araya determinó ampliar el plazo de investigación por otros 20 días, debido a diligencias pendientes que mantendría la Fiscalía.

La abogada Milena Galleguillos, de la Defensoría Penal Pública, explicó que “la audiencia era para la ampliación de plazo de la indagatoria, dadas las declaraciones que ha prestado mi defendido, que es Juan Carlos Garcés, y con el mérito de ello la Fiscalía está realizando diligencias para corroborar los dichos de mi defendido”.

Añadió que uno de los elementos importantes que mencionó, “que es una hipótesis que tiene él, es que el cuerpo se pudo haber mantenido congelado en un freezer que estaba en propiedad de un vecino de él”.Aylin Schroeder, hija del agricultor asesinado, criticó el lento avance que ha tenido la investigación.

“Todas las pericias indican que hubo dos, tres o más quienes participaron. Sus declaraciones (de Juan Carlos Garcés) no se han ajustado a lo que pudo haber pasado. Como familia, seguimos insistiendo que hubo un secuestro y donde participó más gente”.A juicio de Schroeder, “la investigación es lenta y mala. Cuando encontraron las extremidades inferiores, tenía la ropa puesta, y no sé cómo un cuerpo se puede mantener en un río en tan buenas condiciones”.

/gap