Tras participar de una sesión en el Senado para explicar los alcances de las fiscalizaciones en el transporte interurbano a raíz del fatal accidente protagonizado por un bus de la empresa Línea Azul, el cual presentaba su patente adulterada, la ministra de Transportes, Gloria Hutt, no descartó caducar de forma definitiva el permiso que tiene la compañía para operar.

“Es una posibilidad” sostuvo, luego de explicar la decisión del Gobierno de suspender los viajes de la firma tanto interurbanos (más de 200 kilómetros), como rurales (menos de 200 kilómetros), por un plazo indefinido, detallando que ya fueron despachadas las respectivas notificaciones a la compañía.

“Actualmente (Línea Azul) sigue operando, pero ya fueron despachadas las notificaciones sobre la suspensión que va a durar mientras se aclaren las condiciones del accidente y la fiscalía termine su investigación (…). Esas notificaciones se empezaron a enviar la semana pasada”, señaló, agregando que el proceso de aviso se extenderá por los próximos tres días.

Además, la ministra precisó que esta suspensión no requiere de un proceso administrativo, sino que “se decreta en el momento en que son notificados y por eso, junto con esta notificación, estamos informando a Carabineros sobre la lista de patentes registradas a nombre de esta empresa de manera que haya control en la ruta”.

Y en cuanto a la eventual prohibición definitiva de operar, la ministra añadió que “por ahora decretamos la suspensión temporal, pero sin plazos. Así que queda suspendida hasta que levantamos (la suspensión), o no la levantemos”.

“Esto queda suspendido hasta que nosotros eventualmente tomemos otra decisión. Si no informamos otra cosa, se mantiene suspendido”, insistió Hutt.

“Aquí hay una situación que es completamente anormal, dolosa, tal y como el fiscal lo ha calificado, como un dolo homicida, y eso es una situación muy inusual. Yo me reuní ayer con el fiscal y dice que para él la forma de abordar esto ha sido completamente distinto de cualquier siniestro de tránsito (…). No habíamos visto una adulteración con un resultado fatal como el que hemos visto aquí antes en el sistema de transporte”, sostuvo la secretaria de Estado.

Respecto al seguro obligatorio que debiese pagarse a los afectados por este incidente en Mostazal que dejó a seis personas fallecidas y más de cuarenta heridos, Hutt expuso que “la ley es muy clara: dice que el seguro obligatorio se paga independientemente de la investigación”.

“Por eso es un seguro obligatorio de accidentes personales que beneficia a las personas y lo que ocurra después entre las empresas y los responsables es algo independiente. Aquí son las personas las que son beneficiadas y en eso las compañías de seguros tienen que responder directamente”, finalizó.

/psg