“Hemos conocido con horror los resultados de la investigación de abusos sexuales contra quien hace 20 años atrás fue capellán del Hogar, Renato Poblete Barth. Condenamos firmemente los abusos cometidos y solidarizamos con lo padecido durante todos estos años por las víctimas”.

El texto es el primer párrafo de un correo electrónico cuyo asunto parte de forma directa: “Delitos de Poblete”. Y el remitente es nada menos que el Hogar de Cristo, la institución desde la cual Renato Poblete alcanzó notoriedad y a la cual estuvo vinculado de manera casi indeleble durante más de dos décadas.

Y es que luego de entregarse las conclusiones de la investigación que realizó el abogado Waldo Bown a pedido de la Compañía de Jesús, donde se acreditaban 22 denuncias de abuso sexual de mujeres, cuatro de ellas menores de edad, la estrategia comunicacional jesuita ha sido abierta y masiva.

De hecho, un día después de conocido el informe, hubo un despliegue jesuita en casi todas las radios informativas; desde el provincial Cristián del Campo, hasta el excapellán del Hogar de Cristo, Benito Baranda.

Y el exministro José Pablo Arellano (DC), como presidente del directorio, fue rotundo en señalar que busca separar la obra que impulsó el padre Alberto Hurtado de la figura del sacerdote: de hecho, la semana pasada señaló en entrevista a La Tercera PM que “espero que la obra esté por encima del daño que hizo Renato Poblete”.

“Nunca tuvo atribuciones para administrar fondos directos”
En ese marco, el correo electrónico del Hogar de Cristo -enviado a sus socios- marca las entrevistas que dieron en medios de comunicación el director ejecutivo, el director social y capellán de la fundación. Pero además, un aclaración de los manejos de dinero que realizaba el fallecido sacerdote.

“Respecto a lo que se ha dicho del poder económico que manejaba, es de suma importancia aclarar que nunca tuvo atribuciones para administrar fondos directos del Hogar. Y que cada dinero que ingresa y egresa de nuestra fundación pasa por un riguroso proceso interno y a la vez es auditado externamente por la empresa Deloitte. El Hogar de Cristo es, además, la primera institución de la sociedad civil que incorpora prácticas recomendadas por el Consejo de la Transparencia”, se plantea.

“El Hogar de Cristo acoge a más de 32 mil personas al año gracias a personas como tú que con su compromiso aportan al trabajo por la inclusión de quienes más lo necesitan. El Hogar de Cristo trasciende a quienes hayan trabajado en él y nuestras energías seguirán estando puestas en hacer de Chile un país más digno y justo”, termina el comunicado.

Revisa acá el correo enviado por el Hogar de Cristo:

/psg