La conmovedora defensa de un anciano de 96 años acusado por exceso de velocidad y la compasión de un juez estadounidense que desestimó la multa se ha vuelto viral en las redes sociales.

Frank Caprio, juez municipal principal del palacio de justicia del condado de Providence, en Rhode Island, no tiene reputación de tomarse el crimen a la ligera. Pero a menudo tiene misericordia… Eso sucedió el 31 de julio cuando el anciano de 96 años, Victor Coella, se presentó en su corte acusado de exceder el límite de velocidad en una zona escolar.

“Yo no conduzco tan rápido, juez. Tengo 96 años, manejo despacio y solo conduzco cuando tengo que hacerlo “, dijo Coella en su defensa.

Luego de unos segundos de silencio, el anciano explicó que el motivo por el cual estaba detrás del volante aquel día era para llevar a su hijo al médico. “Es discapacitado”, afirmó, mientras se le escapaba una lágrima. “Lo llevo a que le hagan un análisis de sangre cada dos semanas porque tiene cáncer”, agregó emocionado.

En ese momento el Juez Caprio cambió el gesto adusto y desechó lo que parecía una multa segura… “Eres un buen hombre. Realmente eres de lo que se trata Estados Unidos de América”, lo consoló. “Aquí estás en tus noventas y sigues cuidando a tu familia. Eso es algo maravilloso”, dijo.

Cuando Coella contó que su hijo tenía 63 años, Caprio se rió y agregó: “Y papá sigue cuidando de él, ¿verdad?”. El magistrado -para ese entonces muy conmovido- le presentó a su propio hijo, que estaba sentado al fondo de la sala.

¿Ves a ese joven de allí? Ese es mi hijo… Me haces quedar mal, me estás poniendo mucha presión”, bromeó.

Deseando lo mejor para Coella y su hijo, el juez desestimó la multa. “Su caso queda sobreseído”, sentenció. “Buena suerte y que Dios te bendiga”.

El video del conmovedor intercambio alcanzó más de 25 millones de visitas en Twitter y millones de aprobaciones.

No es la primera vez que Caprio, cuyo trabajo judicial es transmitido en el programa de televisión de ABC “Caught in Providence”, se hace la fama por juzgar con un gran corazón. En 2017, los videos que mostraban su juzgado se volvieron virales, alcanzando más de 15 millones de reproducciones. Este año, la audiencia de “Caught in Providence” se aproxima a los 100 millones de espectadores y uno de los videos compartidos en Pulptastic tuvo 30 millones de reproducciones en YouTube.

/psg