El dólar experimentó un fuerte retroceso frente al peso chileno, tras varias volátiles jornadas marcadas por el enfrentamiento comercial entre EEUU y China, el cual también derivó en una guerra cambiaria.

La divisa estadounidense abrió la sesión en el mercado interbancario en una punta vendedora de $ 713,80, pero se instaló rápidamente en los $ 713,10 a eso de las 09:00. A partir de ahí, solo supo de una trayectoria que finalmente la llevó hasta los $ 709,10 vendedor.

Se trata de una caída de $ 7 en relación al cierre previo, y el mayor retroceso diario desde el 20 de junio (-$ 8,8).

La cotización tuvo como telón de fondo el mejor pie de los mercados internacionales, luego que China devaluara el yuan menos de lo que esperaban los analistas, a lo que se suman las positivas cifras relativas al comercio exterior del gigante asiático.

“El yuan más la balanza comercial china dan respiro”, dijo un operador de la plaza local.

En este ambiente de mayor optimismo, el cobre también se recupera. Cabe recordar que China es el principal consumidor de cobre del mundo y el metal rojo es muy sensible a las cifras económicas del gigante asiático.

“La cotización del dólar muestra caídas en la presente jornada, en línea a una recuperación de los activos más riesgosos, como bolsas y monedas emergentes, además de un repunte del cobre por las señales de China sobre intervenir su moneda pensando en una estabilización de la misma”, dijo el jefe de Estudios Trading de Capitaria, Ricardo Bustamante.

Con todo, los expertos también coinciden en que los movimientos de las monedas estarán condicionados a la guerra comercial y a los tuits de Donald Trump.

“A medida que no continúe la escalada en la guerra comercial, con nuevas medidas arancelarias por parte de Estados Unidos, ni que China responda con mayores medidas devaluatorias en su moneda, el tipo de cambio a nivel local continuará moderándose, convergiendo hacia valores de $700”; dijo César Valencia, Analista Económico de Alpari Chile.

Los operadores también tuvieron la referencia local del IPC, que experimentó una variación de 0,2% en julio, en línea con las expectativas del mercado. La cifra supone que no hay mayores presiones en la economía chilena y da espacio para un nuevo recorte de tasas por parte del Banco Central.

/psg