El ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg , aseguró que el Gobierno pondrá suma urgencia al proyecto de adaptabilidad y flexibilidad laboral que se encuentra en el Senado y presentará una indicación respecto a la jornada laboral para establecer una jornada semanal promedio de 41 horas.

En el Palacio de La Moneda, el secretario de Estado aseguró que “el promedio de 41 horas será la nueva jornada ordinaria, gradual y con especial preocupación por las pequeñas y medianas empresas”. Para ello, se incorporará “flexibilidad y gradualidad”.

Con este anuncio, el Gobierno busca contrarrestar el avance del proyecto impulsado por la diputada Camila Vallejo (PC), el cual propone una reducción del régimen laboral de 45 horas actuales a la semana a 40 horas.

“Aquí no esta en juego la rebaja de jornada, lo que sí está en discusión y con lo cual nosotros estamos comprometidos es que esa rebaja de jornada se haga bien, de manera responsable y en favor del empleo y no para destruir empleo”, dijo Monckeberg.

También volvió a referirse a la iniciativa de la parlamentaria comunista y sobre que su idea contenga aspectos de inconstitucional.

“Todos sabemos que históricamente las rebajas de jornada son iniciativas exclusivas del Presidente de la República y, por tanto, no puede cualquier parlamentario, independiente del sector político que sea, arrogarse dicha atribución que por Constitución le pertenece al poder Ejecutivo”, explicó Monckeberg haciendo réplica de las declaraciones del Presidente Piñera esta mañana en entrevista con EmolTV.

En esa línea, afirmó que el proyecto que se tramita en la Cámara de Diputados y que es de iniciativa del Partido Comunista “rebaja la jornada, pero mantiene todas las rigideces actuales y finalmente termina siendo la ley y el Estado el que determina en qué trabajar, cómo trabajar y cuántas horas trabajar”.

Por su parte, el subsecretario del Trabajo, Fernando Araba, indicó que “creemos que esta jornada semanal promedio de 41 horas que presentaremos como indicación al proyecto de adaptabilidad combina perfectamente lo que es una necesaria reducción de jornada para mejorar la calidad de vida de nuestros trabajadores”.

La autoridad añadió que “con la imprescindible flexibilidad que requieren los trabajos para no afectar la productividad ni la competitividad de nuestro país”.

Iniciativa crearía unos 350 mil nuevos empleos

Luego del anuncio del ministro, el Presidente Sebastián Piñera se refirió a los cambios que se proponen y aseguró que la iniciativa generará más de 300 mil nuevos puestos de trabajo.

La “reducción de jornada debe ser con flexibilidad y responsabilidad para no afectar empleo ni salarios. Nuestro proyecto compatibiliza trabajo, familia, estudios y preferencias. Se aplicará gradualmente y generará 350 mil nuevos empleos. El otro mantiene rigidez y destruye empleos”.

/psg