Sara Jean Underwood, una hermosa conejita playboy generó en Internet una controversia ante la novedad de que sus clases de yoga las hiciera absolutamente desnuda–como si fuera un gran descubrimiento– de que los leggings usados para el yoga en los años recientes transparentaban la zona genital de las mujeres. Esta controversia un tanto ridícula (aunque quizás una de las causas secretas del boom del yoga comercial) ha hecho que la marca Lululemon incluso remueva de las tienas algunos de sus modelos. Esta faux vergüenza erótica, algunos críticos señalan, ha traido dividendos a la industria e incluso a la marca.

Toda esta aura sexual, por momentos voyeurista, fue explotada por uno de los sitios especializados en yoga que más visitas reciben en el mundo, Elephant Journal, que publicó el video de la playmate Sara Jean Undrwood haciendo una rutina básica de yoga –saludos al sol y algunos de las primeras asanas de la primera serie de ashtanga– completamente desnuda. Aunque el sitio critica lo típico –la objetificación del cuerpo de la mujer, etc.– se excusa diciendo que al menos este video promueve el yoga entre otro grupo demográfico, que difícilmente estará atraído a sus mieles (algo que puede ser cierto, un grupo que haría yoga para masturbarse luego con mayor poder energético). ¿Seríamos muy cínicos si decimos que publicamos este video con la misma intención que Elephant Journal? ¿O acaso como crítica a toda esta controversia, tan jugosa como absurda?

Ver fotos y video, por si quiere inscribirse en sus cursos de yoga:

/gap