Esta semana, el ex futbolista Emmanuel Petit brindó una entrevista a la revista Pitch Invader en la que hizo un repaso por su exitosa carrera, que incluyó un gol en la final del Mundial de Francia 1998. Entre sus anécdotas, se destacó una que excede lo deportivo.

Luego de la Copa del Mundo en la que se coronó con el seleccionado galo, el mediocampista saltó a la fama y por su porte físico y su pelo rubio y largo, su popularidad se extendió hacia las mujeres. Según él mismo contó, su éxito entre las chicas fue siempre una constante en su vida, pero su carrera lo impulsó en ese ámbito también.

“Siempre he tenido problemas con las mujeres, incluso antes de la Copa del Mundo, pero todo empeoró mucho después de 1998. Pero no me quejo, me gustó”, reconoció.

El momento en el que Petit marca el 3-0 de Francia en la final del Mundial 1998 (Shutterstock)

Fue en ese contexto que empezó a recibir ofertas de índole sexual: “No recuerdo cuántas veces las mujeres, incluso las casadas, vinieron a verme, incluso cuando estaban con sus maridos. Me daban sus números de teléfono y una vez sucedió algo muy extraño. Estaba afuera de un restaurante esperando un taxi, cuando de repente una pareja se me acercó y el hombre me hizo una proposición indecente: quería que hiciera cosas con su esposa delante de él“.

Le dije: ‘Escucha, no me muero de hambre’. Le agradecí la oferta y la rechacé”, agregó.

El ex futbolista de 48 años forjó una carrera impresionante que incluyó pasos por el Mónaco de Francia, el Arsenal y el Chelsea de Inglaterra, y el Barcelona de España. En total conquistó seis títulos a nivel clubes y dos  con la selección de Francia, el Mundial 1998 y la Eurocopa 2000.