Abbott (derecha) junto al regional sur, Héctor Barros, en la reunión que sostuvieron antes de entregar más antecedentes del caso

“Estas son investigaciones particularmente complejas, donde los resultados muchas veces no se ven en el corto plazo, pero finalmente, como en el día de hoy, tenemos resultados y vamos a tener una investigación preliminar robusta que nos va a permitir formalizar a quien aparece responsable”.

El fiscal nacional Jorge Abbott abordó así el operativo realizado ayer por personal del OS-9 de Carabineros y de la Fiscalía Metropolitana Sur que culminó con la detención del presunto autor de seis atentados terroristas, tras de más de dos años del primer evento adjudicado.

De acuerdo al Ministerio Público, Camilo Gajardo Escalona, de 28 años, sería el responsable de los ataques con explosivos mediante encomiendas a ex presidente Codelco, Óscar Landerretche en enero (2017); un atentado frente a la Universidad Católica Raúl Silva Henríquez (2018), otro en la Escuela de Agronomía de la Universidad de Chile (2018) y un ataque incendiario al interior de un bus de la locomoción colectiva en un paradero del Transantiago en Vicuña Mackenna (2019); el envío de una carta-bomba al presidente de Metro, Louis de Grange (2019).

Y si bien todos los hechos fueron adjudicados por un grupo ecoterrorista autodenominado Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS) a través de su sitio web, el regional Sur, Héctor Barros, describió a Gajardo como un “lobo solitario” que habría actuado sin compañía en la confección, colocación y envío de los artefactos.

De acuerdo a Abbott, las pruebas recabadas al momento son “contundentes”, situación “que nos da la certeza de tener una investigación robusta a estas alturas”.

“Estimamos tener una investigación preliminar lo suficientemente robusta como para formalizar a una persona, y tenemos la certeza que con los antecedentes que sigan allegando a la investigación podremos lograr la condena”, añadió.

Gajardo será llevado ante tribunales esta tarde, donde se podría pedir ampliación de detención o formalizar por los seis hechos en cuestión.

“(Los antecedentes recopilados) permitirán sin duda pedir medidas cautelares intensas y que nos genera también la expectativa de poder lograr luego la condena”, concluyó Abbott.

El sospechoso fue aprehendido en San Joaquín, cerca de las 18:30 y tras salir de su trabajo, y que en su domicilio, en Puente Alto, se hallaron artefactos que lo vinculaban a los atentados, al igual que elementos que podrían relacionarse con la programación de nuevos ataques.

/psg