Rodrigo Fernando Jesús Castro Salas, de 26 años, es sindicado por la Policía de Investigaciones (PDI) como el pistolero que descargó 70 tiros contra un local de tragamonedas y mató a cinco personas en Puente Alto.

Junto a César Vargas Durán (sin antecedentes penales), también de 26, huyó luego de cometer el ataque contra el local de la población Carol Urzúa de Puente Alto. El hampón aumentó su capacidad de tiro al actuar con una pistola con cargadores modificados. 

Castro Salas es un peligroso delincuente que cuenta con condenas por robo, lesiones y violencia intrafamiliar. El también puentealtino recibió su primera sentencia en 2011 cuando a los 18 años por robo con fuerza en una casa.

La condena fue de 541 días con firma mensual.

En octubre de 2013, nuevamente fue condenado pero ahora el delito era violencia intrafamiliar y lesiones. El resultado fue reclusión nocturna.

Ese mismo año, la justicia determinó un pena de reclusión domiciliaria por el robo a un domicilio como también una multa y 541 días remitidos por el delito de lesiones menos graves.

En 2016, recibió otra sentencia por violación de morada. La justicia determinó que debía pagar una multa en unidades tributarias.

/gap