Universidad de Chile venció a Deportes Antofagasta por la cuenta mínima y se tomó un respiro después de varios partidos sin ganar. El encuentro, ante un rival directo en la lucha por no descender, era vital para descomprimir el ambiente en el cuadro azul, y así lo demostró su presidente, José Luis Navarrete.

El mandamás de Azul Azul terminó llorando una vez que finalizó el partido y se concretó el triunfo sobre los Pumas. “La emoción azul hace que me exprese de esta manera”, señaló el dirigente, visiblemente conmovido.

Además, dio señales sobre una posible continuidad de Hernán Caputto en la banca del conjunto universitario. “Ahora comienza un nuevo ciclo, vamos partido a partido”, declaró de forma escueta.