El Presidente de Argentina, Muricio Macri, se refirió al convulsionado día que están registrando los mercados en ese país, luego de sufrir una dura derrota ante su rival de cara a las presidenciales, Alberto Fernández.

“De la euforia que había en el mundo económico local e internacional el viernes a partir de encuestas -que estaban equivocadas, que decían que íbamos a tener un buen resultado, veíamos gente que venía a invertir, a comprar empresas argentinas, a traer dinero, generando empleo, oportunidades de progreso para todos-, el día lunes antes los resultados adversos al Gobierno y favorables al kirchnerismo, lamentablemente hoy hemos tenido un día muy malo, hoy día estamos más pobres que antes de las PASO”, dijo el Mandatario.

En una conferencia de prensa, el jefe de Estado lamentó que “hoy ha pegado un impacto muy fuerte esto, la revuelta volvió a subir, con todas las consecuencias que eso tiene”. Asimismo, aseguró “he instruido al equipo económico para que se preparen todas las medidas necesarias para realmente cuidar a los argentinos”.

“Hacernos cargo de nuestra tarea que es claramente Gobernar, y hacernos cargo que este proceso electoral no castigue aún más a los argentinos, porque si había muchos que estaban con bronca, a partir de lo que pasó hoy en los mercados, las cosas no van a mejorar lamentablemente, entonces tenemos que hacernos cargo”.

En ese sentido, añadió que “el problema mayor que tenemos los argentinos es que la alternativa al Gobierno, el kirchnerismo, no tiene credibilidad en el mundo, es algo que se los vengo contando hace tres años, no tienen la confianza necesaria para que la gente quiera venir e invertir en el país”, y apuntó que “eso es algo que debería hacer una autocrítica el kirchnerismo y tratar de resolverlo, de construir esa credibilidad que hoy no tiene”.

“Si se confirmase que el kircherismo gana la elección en octubre o en noviembre, esto es una muestra de lo que va a pasar, es tremendo. No podemos volver al pasado porque el mundo ve eso como el fin de la Argentina”, agregó Macri sobre el “lunes negro”.

Las duras cifras del lunes

El peso argentino se desplomó y la bolsa retrocedió alrededor de 30% este lunes, tras el revés del liberal Mauricio Macri en las primarias del domingo, en las que el kirchnerista Alberto Fernández se colocó como favorito para las presidenciales del 27 de octubre.

En la “city porteña” la moneda abrió a 53 pesos pero rápidamente llegó a 60 por dólar estadounidense. Al final de la jornada cerró en 57,30 pesos por dólar, una depreciación de 18,76% con respecto al viernes pasado. Algunas casas de cambio apagaron sus pizarras y por momentos colapsaron las páginas web de los bancos.

El Banco Central elevó la tasa de referencia a 74% anual y ofreció una licitación por US$50 millones, en un intento por contener la corrida cambiaria.

Pero la incertidumbre hizo temblar a la Bolsa de Buenos Aires, que el viernes había subido 8% en señal de optimismo, y este lunes perdió hasta 34%, con caídas de hasta el 46% para algunos títulos.

/psg