El Presidente Sebastián Piñera y el ministro de Justicia, Hernán Larraín

El Presidente Sebastián Piñera promulgó este martes la ley que crea el Registro Nacional de Mortinatos, la cual permitirá voluntariamente a madres y padres sepultar con un nombre y apellido a un hijo que muere antes de nacer.

Esta iniciativa, busca dar un trato más humano a quienes murieron durante la gestación, permitiendo que los padres puedan vivir de mejor forma el duelo. Hasta ahora, la regulación no permitía su individualización en caso que se deseara darles sepultura.

“Yo creo que hoy es un buen día para la dignidad de la vida, para el valor de los niños, para el sentido de la familia, porque con un proyecto muy simple estamos dando un paso adelante hacia una sociedad más humana, una sociedad que comprenda mejor el dolor de los demás, que sea capaz de sentirlo como propio y que sea capaz de avanzar para atenuar, mitigar ese dolor, aunque sea con un gesto simbólico como es darle un nombre”, afirmó el Mandatario.

“Por eso hace un año, enviamos al Congreso un proyecto de ley bajo estas palabras “Tu Nombre Es Mi Recuerdo”. Porque el recuerdo es muy importante en la vida; uno vive de las esperanzas del futuro, pero también vive de los recuerdos del pasado”, indicó.

De esta forma, con la creación del Registro Nacional de Mortinatos en el Registro Civil, la madre, o a quien autorice, puede inscribir voluntariamente, a los hijos que han fallecido en el proceso de gestación. Esto podrá realizarse en cualquier momento posterior a la muerte.

La ley podrá aplicarse de manera retroactiva en aquellos casos ocurridos antes de su entrada en vigencia.

Tras la actividad, el ministro de Justicia, Hernán Larraín, señaló que, “creo que es un gesto muy sencillo, una ley muy simple, pero que tiene un efecto muy profundo”, y agregó que, “la pérdida de un ser antes de nacer, deja de ser un mero resto biológico sino que pasa a ser un nombre, y eso permite el recuerdo, reparando el dolor de la pérdida y permite convivir hacia el futuro con alguien que te acompaña, es Joaquín, es María, es alguien. Eso es algo muy importante”.

Este proyecto también contempla a los padres perdieron un hijo antes de nacer previo a la promulgación de la ley y que cuenten con un certificado médico de defunción, o de defunción y estadística de mortalidad fetal, quienes podrán solicitar su inclusión en el catastro y la individualización de su tumba.

/psg