La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), hoy dio a conocer los resultados de la inversión extranjera directa (IED) en el continente en 2018, en cuyo ítem Chile anotó una “leve” alza en comparación con el año anterior.

Según las estadísticas entregadas por la organización, los ingresos por este concepto fueron de US$6.082 millones, lo que significó un crecimiento de 3,9% frente a 2017, cuando la inversión alcanzó los US$5.852.

Sin embargo, la cifra se ubicó muy por debajo del promedio de los últimos diez años, siendo el segundo dato más bajó de la década, precisamente sólo por encima del año 2017.

De acuerdo al análisis, Chile se mantuvo como uno de los países que reciben más inversiones extranjeras, concentrando el 12% de estas. Más arriba están Brasil con el 33% del total y México, que recibió el 24%. También destacaron Colombia (8%), Perú (5%) y Argentina (3%).

También destacó como el tercer país -nuevamente con un 12%- en el que más empresas nacionales fueron adquiridas por inversionistas extranjeros, es así como tuvieron lugar 5 de las 20 mayores operaciones de la región. Esta medición también la lideró Brasil con un 44%.

Adicionalmente, en el país se concretó la mayor operación del año cuando la empresa china Tianqi Lithium adquirió el 24% de Sociedad Química y Minera de Chile (SQM), segundo mayor productor mundial de litio (23% del mercado en 2017), por US$4.066 millones, quedando así en posesión del 25,86% de SQM. De esta forma la empresa china se posicionó como la principal productora de litio del mundo.

Además de la compra de SQM, en Chile se concretaron otras dos de las cinco operaciones más grandes de 2018. En servicios de salud, la aseguradora estadounidense UnitedHealth Group cerró la compra de la mayoría accionaria de la chilena Banmédica al grupo local Penta y Fernández León por US$3.245.

En servicios financieros, el banco canadiense Scotiabank completó la compra del 68% de las acciones al español BBVA, una operación que le costó US$2.283, y que se embarca en el marco de su estrategia de expansión en los países de la Alianza del Pacífico.

Otro de los aspectos que destacó la publicación fue el hecho de que en Chile, al igual que en Colombia, durante el año pasado creció la reinversión de utilidades.

En 2018, la salida de IED desde los países de América Latina disminuyó por cuarto año de forma consecutiva y llegó a US$37.870 millones, un 2,5% menos que en 2017. En los últimos años, la mayor parte de la IED de la región hacia el exterior proviene del Brasil, Chile, Colombia y México. En 2018, el 83% de la inversión directa en el exterior procedente de América Latina tiene su origen en estos cuatro países.

/psg