Por los delitos de lesiones graves en contexto de violencia intrafamiliar y porte de arma de fuego se despachó la orden de detención contra M.P.C., el joven que acompañaba a Camilo Catrillanca cuando este fue abatido en un operativo policial.

El caso llevado desde la Fiscalía local de Collipulli partió el 7 de agosto con la denuncia interpuesta por familiares del adolescente, en la cual se acusaban agresiones a una persona de 87 años, quien resultó el bisabuelo de este.

Según el ente persecutor, M.P.C. agredió a la víctima con la culata de una escopeta, causándole lesiones graves, razón por la que la semana pasada se allanó el domicilio familiar. En dicha oportunidad, se incautó el arma en cuestión, detuvo al padre del joven por tener esta en su dormitorio, y pidió además una orden de captura.

“El Ministerio Público, a fin de lograr una formalización oportuna y dar seguridad a la víctima, solicitó una orden de detención al Juzgado de Garantía de Collipulli el día viernes. Sin embargo el tribunal denegó nuestra petición. A consecuencia de ello, el mismo viernes, se interpuso un recurso de apelación”, explicó el fiscal Nelson Moreno.

La situación terminó siendo revisada este martes ante la Corte de Apelaciones de Temuco, donde se revocó la resolución y despachó la orden de aprehensión.

Por su parte, el Ministerio Publico formalizó al padre del menor, quien además presenta antecedentes penales por homicidio, decretándose su prisión preventiva.

/psg