Barcelona sufrió una dolorosa derrota en su estreno en la Liga española 2019-2020 ante Athletic Club de Bilbao por 1-0, en un encuentro donde no estuvieron Arturo Vidal ni Lionel Messi, que no fueron considerado por el entrenador Ernesto Valverde.

 Los catalanes, que tuvieron el debut oficial de Antoine Griezmann, no fueron capaces de superar al ordenado cuadro vasco, que encontró premio sobre el final del partido gracias a un joya de Aritz Aduriz (88′), quien empalmó un centro desde la derecha y con una tijera notable venció al alemán Marc-André Ter Stegen.
 El Barça no mostró un buen juego y sin Messi no fue capaz de provocar mucho peligro sobre el arco del conjunto de Bilbao. Para peor, sufrió la lesión del uruguayo Luis Suárez, quien se desgarró en el primer tiempo y tuvo que abandonar la cancha.

Por otro lado, los jugadores del mediocampo del Barcelona no hicieron pie en el nuevo San Mamés. Valverde sorprendió dejando en la banca a Ivan Rakitic y Sergio Busquets, pero sus reemplazantes Frenkie de Jong, Sergi Roberto y Carles Aleñá se fueron apagando en la intrascendencia con el correr los minutos de juego. Luego, ingresó Rafinha Alcántara al igual que los dos referentes, pero tampoco pudieron hacer mucho.

De esta forma, el equipo de Vidal deja muchísimas dudas en el arranque de la Liga, confirmando que sin Messi es un equipo común y corriente que puede ser vulnerable para cualquier rival.

/Eduardo Méndez Garín