Traslado de estaciones, obras adicionales que no están contempladas en el proyecto original, soterramiento de cocheras que permita levantar edificaciones sobre estas, una serie de mitigaciones frente al aumento del flujo peatonal y hasta un censo de árboles. Estas son algunas de las observaciones y requerimientos que hicieron los municipios en el proceso de tramitación ambiental de la Línea 7 de Metro, que actualmente está en estudio en el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA).

En el caso de Las Condes, en el informe firmado por Ricardo Scaff, director de Medio Ambiente y Aseo de la comuna, el municipio se mostró preocupado por las intervenciones que se harán al interior del Parque Araucano y la afectación del área verde. Respecto a la estación que lleva el mismo nombre, plantea que su ubicación actual implicaría la eliminación de 50 árboles, la mayoría especies nativas que no pueden ser trasplantadas. Por otra parte, hace hincapié que no se detallan soluciones al flujo peatonal al interior del parque una vez realizada la entrada de operación de la nueva línea.

En ese sentido, sugirió evaluar una ubicación externa al parque para esta estación y pide que se considere la propiedad ubicada en la esquina norponiente de la calle Cerro Colorado, con Rosario Norte, terreno de Parque Arauco en el cual se contempla un proyecto de construcción de una explanada.

En el documento firmado por el alcalde de Vitacura, Raúl Torrealba, también se hizo referencia a esto. El municipio señaló que la zona de influencia de la Estación Parque Araucano está focalizada en Las Condes, con beneficios marginales para la comunidad de Vitacura, y que una estación adicional en el Parque Cuauthémoc proporcionaría una cobertura mucho más efectiva para el sector norte de Av. Manquehue, de la que también se beneficiarán los residentes y usuarios del sector sur de Av. Kennedy. Por ello, pide reevaluar el emplazamiento de la estación Parque Araucano, considerando lo anterior.

Adicionalmente, indicó que el lugar que propone Metro para ubicar la Estación Gerónimo de Alderete, no tiene flujos relevantes para el transporte urbano. Por eso, solicitó evaluar su traslado al Parque Cuauthémoc, donde existe un terreno municipal y los antecedentes técnicos de movilidad y demanda. “La inclusión de una estación en este punto contribuiría a solucionar en gran parte la congestión vial de Av. Manquehue-Las Hualtatas-Av Vitacura”, dijo.

El alcalde de Renca, Claudio Castro, en tanto, consultó a la empresa si se evaluó la posibilidad de tener una estación en la Plaza Mayor de la comuna. Por otra parte, el municipio solicitó el soterramiento de las cocheras que se instalarán en la comuna, con la finalidad de permitir que se puedan construir edificaciones sobre estas, del mismo modo que se realizó con terrenos residuales de las Líneas 3 y 6.

Providencia, para cada una de las faenas que realizará Metro, pidió un censo de árboles, jardines y esculturas públicas. En el documento firmado por la alcaldesa Evelyn Matthei, solicitó que los árboles sean repuestos en las áreas intervenidas, y en algunos casos pone como exigencia que estos sean al menos de 6 metros.

Juan Carrasco, alcalde de Quilicura, requirió ampliar el trazado hacia esta comuna, con una estación en la intersección de la autopista Américo Vespucio con Lo Echevers, en principio, y con una proyección de conexión con la futura estación Plaza de Armas de las Línea 3 en Quilicura. Cabe señalar que esta comuna albergará una obra importante del proyecto Línea 7 como es la Planta de Dovelas Lo Echevers, y el proyecto no considera llegar hasta Quilicura.

/gap