Otro hilarante personaje se sumó a la moda de invadir canchas en el fútbol.

Tras la final de la Champions League y el partido entre Chile y Uruguay en la Copa América, la invasión a los partidos se transformó en una estrategia comercial para rostros de redes sociales o sitios web.