En su informe de Cuentas Nacionales, el Banco Central informó que durante el segundo trimestre del año la actividad económica registró un crecimiento de 1,9%, acumulando una expansión del PIB de 1,75% en el primer semestre de 2019.

Desde la perspectiva del origen, las actividades de servicios impulsaron a la economía, destacando los servicios personales y, en menor medida, los empresariales e inmobiliarios. En contraste, la industria manufacturera y la actividad agropecuario-silvícola cayeron en el período.

Con un día hábil menos que en el segundo trimestre del año 2018, el efecto calendario fue de -0,2 puntos porcentuales.

Asímismo, la entidad detalló que la actividad económica exhibió un incremento de 0,8% respecto del trimestre anterior, de acuerdo a cifras ajustadas estacionalmente.

En este resultado, el Central explicó que destacó la recuperación de la minería y, en menor medida, la contribución de los servicios empresariales, el comercio y las actividades inmobiliarias. En contraste, las mayores incidencias a la baja se observaron en las actividades de construcción y agropecuario-silvícola.

Cabe destacar que la Formación Bruta de Capital Fijo, la inversión, creció un 4,8% en el segundo trimestre del año, destacando maquinaria y equipo por su recuperación. Así, el dato del segundo cuarto del año se ubicó por sobre el 3,2% de crecimiento registrado en el primer trimestre.

Respecto del comercio exterior de bienes y servicios, las exportaciones e importaciones se redujeron en 3,2% y 3,5%, respectivamente. Con las cifras, las exportaciones han caído 2,6% en lo que va del año, mientras que las importaciones han descendido un 1%.

/psg