El exministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, afirmó que el proyecto presentado por las diputadas comunistas Camila Vallejo y Karol Cariola, que busca reducir la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales, se traducirá en un descenso de los salarios, sobre todo tomando en cuenta el aumento en el costo de contratación que podría implicar si se da junto al incremento en la cotización previsional contemplado en la reforma a las pensiones.

“Yo creo que estamos jugando un poquitito con fuego en estos momentos con tanta cosa junta, a largo plazo estas cosas se ajustan, pero digámosle la verdad a la gente, menor jornada va a ser menor salario por hora, y la gente va a ganar menos plata”, dijo Valdés en entrevista con el programa Hablemos en Off de Radio Duna.

En este sentido afirmó que la iniciativa no sólo implicaría menores sueldos, sino que afectaría la contratación y la creación de empresas. Por ello afirmó que “para el crecimiento ayudaría mucho más despejar el tema de la jornada laboral”.

El economista enfatizó que no se puede estar discutiendo la jornada laboral sin haber zanjado el tema de las pensiones. “Hoy día la urgencia son los adultos mayores, no cuanto trabajan lo millennials y creo que hay que volver a esa urgencia, y postergar el resto hasta nuevo aviso”, aseveró.

Crítica a ministros

Valdés criticó el rol de los ministros económicos por no haber impedido que el proyecto se tomara con tanta fuerza la agenda política.

“Yo estoy un poco preocupado de que esto se discutió básicamente a nivel político, hubo ausencia total de varios ministros en la discusión previa y si uno deja crecer una bola de nieve como esta, después cuesta más pararla, hay un rol de algunos ministros, y todos sabemos quienes, de ponerle límites a estas cuestiones”, indicó

Al respecto enfatizó que “los ministros del area económica, algunos por lo menos, tienen una pega en todo gobierno de ir graduando lo que el mundo político quiere, de ir modulándolo y no ha pasado, y además creo que no se puede pedir a un presidente que module, todo los presidentes están bajo una presión que es bien particular, y acá uno tiene que jugar su rol acá, tiene que haber chequeos y balances para esto, y si desaparecen esos chequeos y balances las cosas avanzan”.

El economista indicó que “creo que es momento que el gobierno tome una decisión muy dura, que el Presidente diga que algo es inconstitucional y no recurra al Tribunal Constitucional es mu raro”.

Asimismo sostuvo que el proyecto de adaptabilidad laboral que propone el Ejecutivo y con el cual se podría reducir al jornada a 41 horas tampoco es la solución ya que implicaría aumentar la cantidad de trabajadores.

/psg