Cuando se realizan supuestos cálculos de pensión, solamente pensando en que la mayoría de los trabajadores afiliados a las AFPs, ganan por sobre los $ 2.000.000 y más, o mejor dicho que se cotiza por el tope, estamos hablando de una falta de respeto a la mayoría de los trabajadores, que muchas veces sólo cotizan por el sueldo mínimo, y donde es imposible tener una pensión digna con dicho valor.

Esos estudios, dicen que si se posterga la decisión de pensionarse hasta los 70 años, incluyendo la cotización del 4% adicional, su pensión aumentará hasta en un 80%, realmente queda claro que estamos viviendo en un país de clase A y otro muy distinto. Las encuestas efectuadas en cuanto al sueldo promedio en nuestro país, señala que ha ido a la baja, por diversas circunstancias y éste fluctúa en aproximadamente $ 400.000 muy por debajo de otras anteriores.

La mayoría de las personas No tienen un sueldo tope imponible que actualmente es de $ 2.234.400 por lo tanto, es un porcentaje muy menor  de personas, que puede decir que cotiza el tope, seamos serios, no se puede hacer cálculos de una minoría en desmedro de la gran cantidad de personas que no tienen ese sueldo, ni siguiera la cuarta parte de ello, y se debe considerar que mucha gente sólo recibe el sueldo mínimo, por lo tanto, dejar fuera de ese estudio a la gran mayoría de las personas no parece ser algo digno.

Seamos realistas, en nuestro país, si las personas no cotizan, no es porque no quieren hacerlo, es porque existe cesantía, porque no hay suficiente trabajo para todos, porque cuando el país no tiene inversiones no se generan trabajo, porque los sueldos son muy bajos, porque faltan oportunidades tanto para los jóvenes como para las personas mayores, porque existe una inmigración y todo influye en los bajos sueldos.

Cuando no existe una ley que se obligue a las empresas a contratar jóvenes y también adultos por sobre los 60 años, también cambiar la mentalidad de los empleadores que discriminan por edad, sexo, apellido, comuna, seguiremos con los sueldos más bajos, en un país que es considerado uno de los más caros para vivir, dentro de la región, y no existen políticas públicas para revertir esta situación, y proponer aumentar la edad de la jubilación hasta los 70 años con cálculos que sólo se toma en cuenta a los pocos que ganan y cotizan por el tope, me parece vergonzoso y esa no es la realidad del Chile de hoy.

Si queremos arreglar las pensiones miserables de nuestro país, tenemos que hablar con verdad y no sugerir ni menos tomar decisiones sobre un puñado de personas que no representan la realidad, y que son privilegiados que tienen sueldos inalcanzables para la mayoría de los trabajadores, que sólo quieren tener un trabajo, con un sueldo razonable y que se traduzca en el tiempo en una pensión digna después de años de esfuerzo y así poder sustentarse, por el tiempo que le quede de vida.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com