Un ataque cardíaco ocurre por un coágulo que bloquea una de las arterias coronarias que llevan sangre y oxígeno al corazón. Cuando el flujo sanguíneo se corta, el corazón padece de falta de oxígeno y por ello las células cardíacas mueren, esto también es conocido como infarto al miocardio.

Una de las causas más comunes de un infarto es la acumulación de placa (colesterol) en las arterias coronarias. Cuando las células cardíacas mueren ya no se regeneran. Los ataques cardíacos afectan tanto a hombres como a mujeres, pero cada uno tiene síntomas característicos como los siguientes:

Mujeres

Las mujeres deben estar atentas a los siguientes síntomas ya que podrían ser señal de que un infarto está amenazándolas:

Algunas experimentan dolor o presión en los hombros, cuello, parte superior de la espalda, mandíbula o brazos. Además algunas mujeres pueden tener mareos o náuseas, así como sensación de indigestión o dolor de estómago, palidez o palpitaciones.

Hombres

Los hombres en cambio pueden tener un dolor en la zona del tórax, ansiedad y sudor frío y dificultad para respirar.

Se debe tener en cuenta que los infartos pueden presentarse de repente, pero cuando los síntomas anteriores se tienen con frecuencia pueden ser señal de ellos.

No todas las personas que tienen ataques cardíacos tienen los mismos síntomas o presentan la misma gravedad de síntomas. Algunas personas tienen un dolor leve; otras presentan un dolor más grave. Algunas personas no presentan síntomas; para otras, el primer signo puede ser un paro cardíaco repentino. Sin embargo, si tienes más signos y síntomas, mayor es la probabilidad de que tengas un paro cardíaco.

Factores de riesgo de infarto

  • Tener más de 45 años
  • Fumar (incluso los fumadores pasivos)
  • Presión arterial alta
  • Niveles altos de colesterol o triglicéridos en la sangre
  • Obesidad
  • Diabetes
  • Síndrome metabólico
  • Antecedentes familiares de ataques cardíacos
  • Estrés
  • No hacer actividad física

/psg