“La Nunciatura Apostólica en Chile comunica que la Santa Sede ha dispuesto la realización de una investigación previa, para averiguar si es verosímil la denuncia de un presunto abuso sexual a un menor de edad, que habría sido cometido hace más de 50 años por Mons. Bemardino Piñera Carvallo, Arzobispo emérito de La Serena”.

Así dice un comunicado de prensa emitido este martes por la Nunciatura Apostólica de Chile y difundida por la Conferencia Episcopal. El documento agrega que “se está en contacto con la persona que ha presentado la denuncia y, a1 mismo tiempo, se está actuando en el respeto del principio de la presunción de inocencia”.

El tema comenzó hace unos días, cuando desde Roma fue enviada a la Nunciatura Apostólica un documento complejo para la Iglesia chilena. El contenido trataba sobre el arzobispo emérito de La Serena, Bernardino Piñera Carvallo, el obispo más longevo del mundo, de 103 años.

Desde esa sede eclesial el documento fue remitido esta semana al obispo Fernando Ramos, secretario general de la Conferencia Episcopal (Cech), quien luego debía comunicarlo al resto de los prelados del país.

En aquel escrito se daba cuenta de la denuncia expuesta en el comunicado de hoy y el inicio de una investigación preliminar.

La Tercera consultó al Vaticano y, poco antes de la difusión del comunicado, el director de la oficina de prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, respondió lo siguiente: “La carta recibida por Mons. Ramos se refería a la autorización de la Congregación para la Doctrina de la Fe para efectuar una investigación previa sobre los hechos vinculados a S.E. Mons. Bernardino Piñera Carvallo, y relativos a más de 50 años atrás, no obstante estén prescritos desde hace tiempo”.

Bruni agregó que “la acusación concierne a un supuesto abuso sexual contra un menor. El objetivo de la investigación es verificar si se trata de acusaciones fundadas antes de dar inicio a un proceso canónico a cargo del arzobispo”.

Extenso currículum

Bernardino Piñera -quien es tío del Presidente de la República, Sebastián Piñera- fue ordenado sacerdote por el cardenal José María Caro en abril de 1947.

Fue obispo auxiliar de Talca hasta 1960, cuando pasó a ser obispo de la diócesis de Temuco. Durante este periodo, participó en las cuatro sesiones del Concilio Vaticano II.

En 1977 renunció a su cargo de obispo para dedicarse por completo a su nombramiento como secretario general de la Conferencia Episcopal.

Entre 1983 y 1990 se desempeñó como arzobispo de La Serena, y entre 1983 y 1988 fue presidente de la Cech, justamente cuando se produjo la visita del Papa Juan Pablo II, en 1987.

También asumió distintos cargos en el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam).

Revisa el comunicado de la Nunciatura Apostólica en Chile

/psg