El Presidente Sebastián Piñera aseguró que “le costaba creer” que fueran ciertos los hechos conocidos durante el día, respecto a la investigación que está realizando el Vaticano en contra de su tío Bernardino Piñera.

 Desde el Hotel Frontera en Temuco, en donde estuvo reunido con diversas autoridades regionales, el Mandatario aseguró que su tío Bernardino Piñera había negado esta acusación.

El Presidente se habría enterado de la investigación de esta denuncia en el viaje en helicóptero desde Chillán.

Piñera aseguró que “toda denuncia debe investigarse con rigor para esclarecer la verdad, y este caso no es una excepción”.

“Sin embargo, y conociendo por casi 70 años a Bernardino Piñera como sobrino, me cuesta creer porque conozco su conducta. Me cuesta creer una denuncia que se hace 50 años después de los hechos, en contra de un hombre que tiene más de 100 años de vida”, reiteró el Mandatario.

Inmediatamente después de este punto de prensa, en el que el Presidente no aceptó preguntas, la Nunciatura Apostólica de Chile, a través de un comunicado, entregó las declaraciones del arzobispo emérito de La Serena, en las que se señala que “manifiesto desconocer la acusación que le ha dado origen y ofrezco mi plena disposición a colaborar en el esclarecimiento de la misma. Doy fe de que, durante mi larga vida sacerdotal que comenzó en 1945, siempre he tenido una conducta intachable”.

/gap