Durante esta jornada el ministro en visita de la Corte de Apelaciones de Santiago, Mario Carroza, llegó hasta la Cárcel de Alta Seguridad para interrogar al exfrentista Mauricio Hernández Norambuena, quien arribó al país en la madrugada de ayer por un proceso de extradición en su contra.

Luego de estar poco más de una hora en el lugar, Carroza entregó más antecedentes respecto a lo conversado con el llamado “comandante Ramiro”, quien fue condenado en nuestro país por el asesinato de Jaime Guzmán y el secuestro de Cristián Edwards.

“Hemos conversado respecto a los temas que a él le preocupaban, que dicen relación sobre cuánto es la pena que debe cumplir. Ayer recibí el documento (que detalla el convenio de extradición suscrito por parte de Cancillería con la justicia de Brasil) con el que tengo que resolver. Hay un segundo aspecto que decían relación con un abono que podía a ser considerado, ya que él estuvo en prisión preventiva todo este tiempo. Él señala que esa detención preventiva por extradición debe ser considerada”, sostuvo el magistrado.

El magistrado también le consultó por el escape que protagonizó en 1996 del mismo recinto penitenciario en el que está hoy. “Respecto de la fuga, él señala que no hay mucho que conversar sobre ella, que no es parte de la extradición, y es entendible. Tampoco manifestó interés en hacerlo porque podría auto incriminarse a él o a terceros, lo que es un derecho de las personas”, afirmó Carroza.

En relación a las dudas sobre el tiempo que deberá cumplir en prisión, el ministro señaló que “la decisión es mía, respecto a decidir cuánto es el tiempo que debe cumplir. Ese abono es discutible, por lo tanto hay apreciaciones distintas. Ayer el ministro de Justicia y el de Relaciones Exteriores decía que no correspondía, y el abogado de las víctimas decía que sí. Pero el que decide soy yo. Una vez que recoja todos los antecedentes, lo haré”.

Consultado sobre qué es lo que pide Hernández, afirmó que “él dice que al menos le deberían considerar 16 años. En ese sentido, espera que cualquier beneficio que pudiese obtener es porque estaba detenido provisoriamente (en Brasil)”.

Además confirmó que se le considerará el tiempo que alcanzó a estar detenido antes de escapar de la cárcel y que en los próximos días podría pronunciarse al respecto de los años exactos: “Estuvo tres años acá. La decisión la tomaré lo más luego posible porque nadie puede estar en la incertidumbre”.

Respecto a cuándo exactamente estaría esta decisión, Carroza señaló que “esta semana o la próxima”.

/psg