Un duro revés fue el que recibió este miércoles Mina Invierno por parte del tercer Tribunal Ambiental, el que rechazó el permiso para que la empresa operara bajo el sistema de tronaduras. Ante el fallo, el Gobierno sostuvo que “no es una buena noticia” y alertó sobre los impactos que tendrá a situación en la zona.

“La empresa en cuestión tendrá que ver qué recursos dispone y cómo puede adaptarse a esta situación”, dijo el ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, tras su presentación en el foro anual de Asimet.

De todas formas, hizo hincapié en que “nosotros estamos haciendo lo que corresponde para fomentar el surgimiento de empresas, del desarrollo de inversiones en regiones y, claro, ciertamente no es una buena noticia que una actividad industrial como esa sea objeto de esta resolución”, sostuvo en relación al caso de la minera ubicada en la Región de Magallanes.

Por su parte, el ministro de Minería, Baldo Prokurica, advirtió que “lo que hoy nos preocupa son las personas que van quedando sin empleo”.

En ese sentido, explicó que “nuestra inquietud como sector y como Gobierno es que aquí hay un grupo muy importante de trabajadores que puede perder su fuente laboral y esperamos que, a través de los distintos mecanismos que tiene el Gobierno, podamos generar alguna fórmula para ayudar a las familias de la región”.

“Esperamos que la institucionalidad al fin resuelva lo que todos queremos: que se genere trabajo, cuidando el medio ambiente”, enfatizó Prokurica en el marco de la inauguración del Centro de Innovación del liceo politécnico América de Los Andes.

Cabe recordar que Mina Invierno activó un programa de reducción de su operación en abril de este año, luego de que a fines de marzo el Tribunal Ambiental, a través de una medida cautelar, prohibiera el uso de tronaduras para extraer carbón bajo la cota de 100 metros sobre el nivel del mar.

En ese entonces, desde la firma lamentaron la cautelar, ya que “en la práctica impide extraer cerca el 98% de las reservas mineras del yacimiento”.

Según la misma compañía, en lo que va del año se han perdido unos 500 empleos entre directos e indirectos y, desde el sector minero, han estimado que el cierre definitivo de las faenas afectará unos 1.000 puestos de trabajo en la zona.

/psg