“Nadie puede hacer un cálculo fino de cómo se votará la acusación en la Sala hasta no saber cómo votarán los diputados de la Democracia Cristiana”.

Las palabras del jefe de bancada del PS, Manuel Monsalve, esta mañana dan cuenta de la incertidumbre que existe en torno al éxito que tendrá la acusación constitucional contra la ministra de Educación, Marcela Cubillos, que impulsa la bancada socialista. Un libelo que esta semana generó un quiebre entre el PS y La Moneda tras los dichos de la ministra vocera Cecilia Pérez, quien acusó a los socialistas de ocultar su vínculo con el “narcotráfico” a través de la acusación.

Tal como fue en la fallida acusación contra el ex ministro de Salud, Emilio Santelices, la DC tiene la llave para definir si flota o no la acusación constitucional contra la ministra Cubillos. Frente al impasse de los socialistas con el gobierno, el jefe de bancada DC, Gabriel Ascencio, se cuadró con la tienda de Elizalde y se declaró “absolutamente más proclive a apoyar una acusación constitucional”. Sus dichos, sin embargo, están lejos de asegurar los votos democratacristianos.

Prueba de lo anterior es que esta mañana el diputado Matías Walker acotó que “lo que hizo Gabriel Ascencio es un gesto de solidaridad con el PS… probablemente varios se van a sumar, pero esto se va a juzgar en su mérito y cada uno es libre de patrocinar la acusación constitucional o de votar a favor o no”.

A las dudas de la DC -que también expresaron Jorge Sabag y Miguel Ángel Calisto- se suman las que ha expresado el Frente Amplio, que desde que se anunció la medida contra Cubillos, advirtió a la oposición la inconveniencia de cambiar la agenda cuando se había logrado acorralar al Ejecutivo con el proyecto de 40 horas de las diputadas comunistas Karol Cariola y Camila Vallejo.

Desde ayer, el jefe de bancada de RD, Pablo Vidal, le insistió al diputado Monsalve que posponga la presentación del libelo. Los socialistas quieren presentar el texto este mismo jueves y la idea es que estén en la foto todas las bancadas de oposición. Sin embargo, al menos desde el FA se advirtió al PS que eso solo será posible si hay tiempo suficiente de revisar el texto que hasta el cierre estaba en edición en base al material aportado por los equipos de asesores de todas las bancadas opositoras.

En el comité de diputados independientes también cunden las dudas. Así al menos lo plasmó el representante por Coquimbo Pedro Velásquez y su par René Alinco. “Como yo en esta misma Cámara fui acusado por mis pares y no hubo compasión cuando ocupé la vicepresidencia, y también he sido acusado en otras áreas, en las cuales reafirmo mi inocencia, tomo la decisión de que como diputado nunca acusaré a un funcionario de gobierno, ministro o ministra, cualquiera sea el color político, a no ser que sean hechos de extrema gravedad. No comparto que se esté pensando acusar constitucionalmente a la ministra Cubillos”, dijo Velásquez este miércoles en el Congreso.

Alinco (ex PPD y ahora independiente) criticó además a sus pares socialistas: “El PS ayer tuvo una actitud matonesca. Una cosa es el debate político, la pasión, y otra son actitudes matonescas de parlamentarios, que recorrían las comisiones asegurándose de que no entraran los asesores. No es la fórmula. Creo que al PS con esta acusación y la guerra con el gobierno quiere blanquear su imagen”. Y agregó: “Yo no estoy de acuerdo con la acusación contra la ministra Cubillos. No es un problema de la persona, sino de las políticas educacionales que rigen Chile hace tiempo”.

Según las cuentas del PS, la oposición está 11 votos arriba del oficialismo en la sala. Calculan que si pierden 5 votos opositores en la sala es posible aprobar la acusación. El panorama -reconocen-se complica más si cambia mucho el quórum del día de la votación con demasiados votos opositores fuera.

La acusación consta de cinco capítulos

Esta tarde se reunirán los jefes de bancadas de la oposición para revisar el texto final de la acusación que los socialistas quieren que se presente mañana.

El texto contra la ministra Cubillos consta de cinco capítulos. El primero apunta a “la infracción a la constitución y las leyes, específicamente en relación a la vulneración del principio de probidad, en su dimensión de falta de veracidad”. El segundo capítulo de la acusación alude a que la ministra habría incurrido “en infracciones legales del principio de protección a la vida privada y la protección de sus datos personales”. Esto a raíz de los correos masivos que envió el Mineduc a padres y apoderados para promover el proyecto de “Admisión Justa”.

La tercera y cuarta parte de la acusación que evaluarán esta tarde las bancadas apunta a que Cubillos “no habría ejercido el control jerárquico permanente sobre los órganos sometidos a su dependencia a objeto de la adecuada implementación de la ley 21.040…”.

El capítulo Quinto, en tanto, acusa “omisión del deber de denuncia exigible a todo funcionario público a partir de hallazgos de informe de auditoría y ausencia de medidas en la materia por la omisión del cumplimiento de las obligaciones ministeriales”.

Desde el gobierno, esta mañana la ministra Cubillos defendió su rol como titular de Educación. Planteó que la acusación constitucional es una facultad del Parlamento y aseguró que en su rol como ministra “ha sido especialmente proactiva en velar porque la ley se cumpla, como ha sido por ejemplo en el caso de la implementación de la educación pública”. Desde el Gobierno apuntaban a que tras la ofensiva socialista está el factor electoral de una eventual competencia senatorial en Santiago de la ministra, la que podría afectar la reelección del PS Carlos Montes.

“Se está pasando de listo, ministro”

Mientras en la Cámara definen el destino de la acusación constitucional a Cubillos, el resto de la oposición sigue enfrentando las esquirlas las declaraciones de la ministra Cecilia Pérez contra el PS. Mañana el Presidente Sebastián Piñera recibirá al presidente del Senado, Jaime Quintana (PPD) y al titular de la Cámara de Diputados, Iván Flores (DC) para abordar la tensión entre el gobierno y el Congreso tras los dichos de la ministra.

Este miércoles los parlamentarios de oposición mantuvieron su decisión de marginar de las comisiones a los asesores de gobierno en señal de molestia. Pasó esta mañana en la comisión de Hacienda del Senado a donde asistió el ministro Andrés Chadwick con su equipo. La sesión ya había comenzado cuando el vicepresidente del Senado, Alfonso de Urresti, pidió la palabra para pedirle al presidente de la comisión, Felipe Harboe, que sacara a los asesores de gobierno de la sala.

“Se está pasando de listo, ministro”, le dijo De Urresti a Chadwick, bajo la mirada de los senadores PS Rabindranath Quinteros y José Miguel Insulza.

Harboe, como jefe de la comisión, pidió evitar las descalificaciones, pero accedió a pedir la salida de los asesores.

/psg