“Esta es un muy buen día para Chile y los chilenos”, dijo el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, después de que el proyecto de modernización tributaria del Gobierno fuera aprobado en general en la Sala de la Cámara de Diputados.

Así, tras la votación en el Congreso, que respaldó la iniciativa del Ejecutivo por 84 votos a favor y 60 en contra, el titular de la cartera festejó: “Hemos podido aprobar un proyecto sólido de modernización tributaria que contempla incentivos fuertes, profundos, para la inversión, para el crecimiento, para el empleo, para las pymes de Chile”.

En ese sentido, Larraín recalcó que “algunos trataron de decir que esto se iba a ganar por un voto o dos, aquí se ganó por casi 20 votos en muchos de los artículos que son los más debatidos”.

Así, tras el apoyo que le permitió a la reforma sortear una nueva valla en su tramitación, el ministro de Hacienda hizo hincapié: “Quiero valorar el diálogo, el consenso, es posible en Chile llegar a acuerdos, lo hemos mostrado”.

Respecto al detalle de los beneficios que traería el proyecto, Larraín aseveró que “aquí ganan todos los chilenos, pero ganan en particular las pymes, que van a ver un mejor régimen; la defensoría del contribuyente, la certeza jurídica; ganan también los adultos mayores, que van a tener un alivio en sus contribuciones; ganan además las regiones que tendrán una contribución especial”.

En relación a uno de los puntos más debatidos de la iniciativa, la reintegración del sistema, el ministro pidió que se “hablara de una vez con la verdad” y explicó que se beneficiarán cerca de 170 mil pymes que pasarán de tributar del 27% al 25%.

Por su parte, el ministro de la Segpres, Gonzalo Blumel, valoró la votación de la Sala e indicó que se trata de un “apoyo importante y un acuerdo institucional con la oposición”. “Quiero reconocer eso, porque como lo dijimos cuando llegamos al Gobierno, queremos hacer reformas fundamentales con los acuerdos más amplios y eso es lo que ha ocurrido hoy día”.

“Queremos que esta reforma quede despachada durante este segundo semestre, el país necesita terminar esta discusión, dar certeza y empezar a generar incentivos muy potentes para que el país crezca con más fuerza, se fomente la inversión y para que se cree lo más importante que son empleos de calidad para todos los chilenos”, agregó Blumel.

/psg