El segundo semestre del año llegó con todo y consigo trae diversas celebraciones y eventualidades que implican gastos para la sociedad. Por ejemplo, las fiestas patrias en Chile y la Navidad son eventos de gran magnitud, en los que las personas suelen gastar grandes cantidades de dinero.

Por ello, tener orden en las finanzas y organizar un plan de gasto sin exceso es importante para que nuestro bolsillo no salga perjudicado.

“Hay temporadas en las que los gastos son mayores debido a diversas razones: vacaciones, matrículas escolares, celebraciones y más. Es por eso que tener un plan de ahorro e inversión es tan importante para no caer en gastos extremos”, señala Cristóbal Avilés, CEO Latam de Capitaria.

Cuando nos encontramos en la recta final del año es conveniente hacer un repaso de nuestros gastos y el estado de nuestras finanzas, estudiar cuáles han sido los gastos principales y qué estrategia podría aplicarse en los últimos meses para favorecer al bolsillo.

Entre algunos de los consejos más efectivos para mantener un buen nivel económico durante estos meses encontramos los siguientes:

  • Fijar un presupuesto. Tener los límites claros es un alivio para tu bolsillo. Por esta razón es recomendable establecer un monto determinado que puedas gastar.

Además, este presupuesto debe ser considerablemente menor a lo que realmente tengas para gastar.

Esto te permitirá contar con un margen de dinero que podrías utilizar para ahorrar o en casos de emergencias.

 

Para fijar el presupuesto debes considerar los ingresos que recibirás cada mes y, paralelamente, descontar todos los gastos fijos que tengas.

 

Este cálculo te permitirá ver cuál es la cantidad con la que realmente puedes contar y establecer tu presupuesto en base a ella.

 

En gastos debes considerar deudas, gastos adicionales, servicios y todo lo que implique una cuota fija para ti.

 

La segunda parte del plan de fijar un presupuesto es llevar un control de todo lo gastado y asegurarte que se mantenga dentro de tus rangos establecidos.

 

La mejor forma de hacerlo es llevando una planilla en la que detalles cada gasto y los montos libres.

 

  • Organizar las fiestas. Agenda todas las celebraciones y eventos que tengas durante los próximos meses.

 

Seguidamente considera un presupuesto para dichos eventos y evalúa cuáles significarán más gastos para ti.

 

En caso de contar con actividades que resulten muy costosas, debes reajustar el presupuesto que fijaste anteriormente de manera que te permita un mayor ahorro.

La idea es que ambos puntos vayan de la mano y uno pueda complementar al otro. Si los próximos eventos significan gastos grandes, entonces el presupuesto fijado debe ser más reducido para dejar un margen mayor de ahorro.

En este punto se consideran: festividades como Navidad o fechas patrias, feriados, cumpleaños, matrimonios, viajes, fiestas de fin de año y todo lo que pueda implicar un gasto extra.

Organizarse con anticipación para dichos eventos también es clave, de esta manera todos los gastos no serán efectuados durante un mismo mes.

Esto quiere decir que sería ideal comenzar con algunos preparativos y compras de Navidad, por ejemplo, con uno o dos meses de anticipación.

 

  • Tomar créditos conscientemente. Siempre es preferible evitar pedir un crédito, pero en el caso de que realmente lo necesites debes hacerlo con inteligencia.

 

Cristóbal Avilés, CEO de Capitaria y experto en finanzas asegura que no debemos derivar más del 30 % de nuestros ingresos a los pagos de deudas.

Con este estimado puedes calcular cuál es la cantidad máxima que podrías pedir en crédito.

En una planilla lleva el control del pago de tus cuotas y estima durante cuánto tiempo estarías ligado a esa deuda.

De esta manera, también puedes evaluar si vas a destinar o no más del 30 % de tu sueldo para pagar el crédito.

  • Guardar el dinero extra. Algunas veces recibimos dinero que no teníamos contemplado, en estos casos lo ideal es guardarlo y pretender que nunca existió.

De esta manera puedes alimentar tu fondo y contar con una base que puede ser útil para fin de año.

En el caso de tener un presupuesto ajustado, contar con un fondo es aún más útil y puede salvarte de aprietos futuros.

/gap