La esposa del ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, Marisa Letícia Rocco, fue declarada en estado de muerte cerebral y la familia autorizó la donación de sus órganos, informó este jueves el hospital Sirio Libanés de San Pablo.

La ex primera dama, de 66 años, había sufrido un derrame cerebral el 24 de enero y, tras días internada en ese prestigioso hospital, los médicos le “identificaron ausencia de flujo cerebral“, precisó el centro médico en un comunicado.

“Ante ese resultado, con autorización de la familia, fueron iniciados los procedimientos para la donación de órganos“, añadió el hospital.

La familia Lula da Silva agradece todas las manifestaciones de cariño y de solidaridad recibidas en estos últimos 10 días por la recuperación de la ex primera dama”, dice un breve comunicado compartido en las redes sociales por el ex presidente, donde confirma la autorización de la donación de órganos.